Yutaro José Miralles Kobayashi

Yutaro José Miralles Kobayashi originalmente se iba a llamar José, pero cuando nació, sus padres sintieron que Yutaro le haría más justicia. La genética japonesa de su madre había ganado la batalla en 1998, dando a luz en Cádiz a Yutaro José, o como le llaman su familia y amigos: Yuta. A diferencia de lo que suelen pensar, su interés por el dibujo nació de una serie de comics norteamericanos llamada Ultimate Marvel que su padre había comprado allá por el año 2000, pero fueron artistas como Natalia Velarde o Andrés Garrido los que le hicieron entrar de lleno en el mundo de la ilustración.

Su nombre japonés le ha abierto más puertas que el español, pero nunca ha dejado de sentirse un chiquillo gaditano. Estudió Bellas Artes en la Universidad Rey Juan Carlos y el Master de Ilustración Digital por la ESDIP. Este artista ha trabajado en grandes proyectos como la franquicia de videojuegos Final Fantasy XVI, y actualmente trabaja para una empresa de Concept Art japonesa, pero es en proyectos personales o en fanzines como Momotaro o Neodimo donde se siente más cómodo, o como él mismo dice “trabajar menos y fanzinear más”.

Crudo Prints le propuso como temática Sandman.

Esta obra de Yutaro José Miralles Kobayashi realizada en 2024 es una reproducción digital de tamaño 33x58cm.

 

Viajamos al mundo de los sueños de la mano de Sandman. El artista interpreta libremente este personaje proveniente del folklore celta europeo. Sandman es un hombrecillo que visita los dormitorios de la gente cuando van a dormir, y espolvorea un poco de arena sobre sus ojos para estos tengan sueños. En las diferentes culturas y tradiciones adquiere diversos aspectos y características, además de haber sido interpretado de numerosas formas en literatura, películas y  televisión.

 

En esta obra, Yutaro ha representado un gran remolino de abstracción referente al mundo onírico que nos abre Sandman.  A los pies del remolino, una figura humana, estilizada y desnuda, que interpretamos que es Sandman, abre una puerta de la que brotan abruptamente miles de ensoñaciones superpuestas. Esta espiral de ensoñaciones está compuesta de formas, rayos de luz, nubes, telas de brillantes colores, arquitectura... El artista lleva al espectador a un lugar sugerente donde hay objetos, caras, animales y lugares, a la vez que no hay nada, pues todo es producto de la imaginación.

 

La obra en sí parece un ejercicio de automatismo surrealista, un método en el cual el artista suprime la parte consciente del proceso creativo para operar directamente desde lo inconsciente. Sin embargo, parece que el artista ha querido dar un acabado racional, interviniendo en la imagen para hacer que el público pueda entrever ciertas partes dotándolas de algún sentido, quizás un rostro asustado, una serpiente o un animal mitológico.

 

Tanto en el oscurantismo de la escena, como en la estilización y desnudez del personaje, notamos la influencia que han tenido los cómics de The Sandman de Neil Gaiman sobre el autor. Desde Crudo Prints os invitamos a observar esta obra a la vez que leéis una de las historietas de Gaiman, para que el deleite sea doble.

 

Con la mano alzada y abierta Sandman ha lanzado al aire un puñado de arena, iniciamos así el ritual de los sueños. Señor Sandman, tráeme un sueño...

Aviso Legal. Todos los derechos reservados. Crudo Prints © 

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor revise los detalles en la política de privacidad y acepte el servicio para ver las traducciones.